Cabras

Seitan

Cuando era tan solo un recién nacido perdió al rebaño con el que estaba, incluida su madre, y se quedó solo y desamparado en medio del campo. Por suerte, una familia lo encontró y lo estuvieron cuidando en su casa hasta que pudo llegar a su hogar definitivo.

Hazte socia del Santuario

Nuestros habitantes te necesitan.

Casas de acogida